Tuesday, February 17, 2009

El Sueño de la Etnógrafa


Si algún día pudiera cumplir mi sueño de etnógrafa, viajaría hacia el oriente. Lejos, donde quizás nadie se atreva a seguirme, o donde tal vez deba olvidar todo lo que he aprendido. Mi única técnica se basaría en la observación, pues estando allá ya habría cumplido uno de mis mayores deseos. Ya tendrá mi cuerpo que acostumbrarse a las altas temperaturas; y mi carácter a la sumusión, no sólo por ser mujer en aquella tierra, sino que por ser yo la otredad. Mi forma más cercana ha sido aprendiendo su danza, intentando sentir sus darbukas y hacer sonar las monedas de mis caderas. Bailo con respeto al sol, ondulo mis brazos sin temer a las serpientes, sigo la música con mi vientre... Sin embargo, sé que jamás seré uno de ellos.



La mujer de la foto es la más hermosa que he visto que he visto bailar.

2 comments:

Santiago Paz said...

¿Quién dice que no puedes serlo? La mente, en tu mente, ya has nacido y vivido para ser uno de ellos. Las distancias étnicas y de longitud geográfica no son un impedimento.


Beijos.


Santiago.

Anonymous said...

Ya eres parte de un trocito de ellos/as, somos parte de lo mismo! en la diversidad está la cultura humana y también la riqueza :D
Besos hermana!