Wednesday, August 27, 2008

Manifiesto Terrorista


Quiero conceder al terrorismo como un modo exacerbado de entregar amor al enemigo, ya que mi amigo lo tendrá por siempre. Humanos todos: El terrorismo poético es una política estética, una manera de ver, hacer y entregar poesía tan amablemente invasiva. Es un asedio desde los ojos hacia adentro, adentro, lo más íntimo de cada ser humano. Tocando y trastocando. Pasando y transgrediendo, más… más allá de la desnudez, lampiña, traspasando el esqueleto y corporalidad. Es una estaca del más dócil material, que sin embargo pretende clavarse eternamente en la experiencia de cada uno y colectiva. Terroristas poéticos dedican su existencia a hacer el amor con sus enemigos, a desviar su atención en las veredas, a darles puntapiés mientras le regalan el secreto del universo que se escondía tras sus espaldas… mutando el extremo altruismo en el placer que todo ser humano busca obtener en su calidad de mortal.

La poesía es un arma sublime, tal vez más noble que conocemos.
***
En la foto: Quien escribe, confiada que el tren aún no viene.

Tuesday, August 19, 2008

Ocurrió como lo decía el oráculo.

Era yo la tenía los deseos desenfrenados de amarte, era yo la que lloraba silenciosamente pensando que jamás me escucharías. Pero no. Heme aquí gritando tu ausencia, soñando volver a tocar tu boca, anhelando siquiera una sonrisa cómplice, deseándote hasta delirar… delirando, delirando hasta que el espejismo ya no es tal sino el constante estado… delirando tu piel, enloqueciendo besar tus ojos, deseando hasta gastarme, negando otro amor, negando cualquier afecto, negando el ardor que me quebranta, negando que no logro extirpar tus surcos, negando que niego. Sola. Sola. Y cualquier compañía me resulta inútil. Vaciada. El escribir no va a salvar mi ansia. La música no borra reflejos. El baile me hace remecer el cuerpo, el cuerpo que algún día te sintió a su lado, el cuerpo que no soporta más tiempo de desamparo. Y quiero ser etérea, quiero ser sólo una alucinación mía, un mal que se borre con antipsicóticos. Acabarme. Ahora. Te lo suplico.

Pero tú eres feliz.

Tuesday, August 5, 2008

Quiero que éste sea mi epitafio



Quiero que este sea mi epitafio:


Estoy en una casa en las montañas. Tengo amigos duendes y converso con unicornios. Hay un árbol que me deja anidar en sus ramas, y no tengo rejas que hieran mis alas nuevas.

***

Y en mi tumba quiero que haya un toldo que sujete hartos seres como el de la foto. Obviemante debe esperar usted que yo muera, y como es impredecible, siga esperando.