Friday, January 25, 2008

Declaro que en Chile los reprimidos son populistas


No tengo la culpa que en ese territorio donde vivo (que le llaman Chile y se cree nación) no exista simbiosis entre nosotros los quiltros y los originarios. Y es que todo ser humano que actúe guiado por el resentimiento y a la fuerza, no logrará más que llevar su espíritu a un triste barbarismo, cometiendo siempre los mismos errores y probando fórmulas poco creativas, mal pensadas. Y es que medidas como una huelga de hambre o marchas con pancartas ya no sensibilizan al enemigo.


Es un problema de figura y fondo:


En Chile existe represión hacia el pueblo mapuche, es un hecho. Ahora, una mujer en un acto que pone en peligro su vida decide irse a huelga de hambre... Hay muchos que apoyan la causa, y debo admitir que también creo que es una lucha justa, pero es la forma la jurásica, la que no está logrando frutos... Qué pasará: Patricia Troncoso morirá, mientras quienes gritan su nombre en las calles se apropian de ella como una marca, creyendo incluso que la huelga de hambre es hazaña propia. Lo único que logran hasta el momento es elevar el grado de populismo y de figuración en dichas actividades... No me extrañaría si Lavín apareciera por ahí, entre tanto populista junto él se sentiría bastante cómodo, pero obviamente su partido no se lo permitiría.


¿Qué pasa si se dan cuenta que con siglos de resistencia ya no conmueven a nadie? Los actos explícitos como éstos son los que no necesitan ser fuertemente pensados, son los que ya no sorprenden ni al transeúnte (con menor razón enternecerán al gobierno). Y es que la forma debe ser más inteligente, más creativa, diferente a lo que se ha probado y se sigue practicando inútilmente. Qué sucede con esto: Quienes participan activamente han tenido ya tantas frustraciones por no lograr resultados, que su mente ya no piensa cosas nuevas; es que por tener los pies tan puestos en la tierra sus ojos ya no saben mirar más que al suelo... Para los que están ahí sólo por figurar es triste pensar que están entorpeciendo un movimiento con fundamentos justos, mientras que son a los que creen en la liberación de los presos políticos mapuche y la eliminación de la ley anti terrorista a quienes hay que darles un fuerte remesón.


Sin una buena forma, el fondo no se comunica, no convence. Caer en el uso de la fuerza es rebajarse hasta actuar como un fascista. Si en vez de seguir con manifestaciones sin frutos se comenzara a aprovechar el lenguaje o el arte, la tarea de convencer sería más fácil: Si hasta el canal Opus Dei es capaz de hacerlo, ¿por qué nosotros no? El año pasado mientras daban comerciales en Mega, aparecían mensajes implícitos en contra del aborto. Nadie se alborotó, nadie puso queja contra el canal, no fue tan comentado, puesto que consistió en una acción silenciosa, implícita, inteligente. Ahora, imaginen qué podría hacer el gobierno si se encuentra con una manifestación como esta, con el mensaje de liberación a los presos políticos mapuche entrelíneas... en primer lugar no lo frenarían en seguida, no seguirían habiendo abusos en las comisarías con los que tuvieron la desventura de ser detenidos en dichas manifestaciones, y otra cosa, la más importante: El arte no convence: vence, porque llega de inmediato al inconsciente sin que nos demos cuenta y ahí lleva a cabo su tarea: cambiar algo ahí dentro, sembrar una nueva idea en las mentes. Si hasta personas tan salvajes como Hitler o Stalin usaron el arte pro su dictadura, ¿cómo no va a estar a nuestro alcance vencer por esa vía?


Los espíritus de los activistas están tristemente muertos, puesto que su realidad es demasiado explícita y no se dan tiempo para dar vuelta la vista o validar otra vía que no sea esa tan populista. No se trata de tomar las medidas como complementarias: es un asunto de disposición, de darse cuenta que en el contexto de un país represor como éste las manifestaciones masivas de ese tipo, o actos grotescos como el de dejar morir de hambre a una mujer no cambian nada. Si les llegáramos a decir que se detengan, que intenten otras fórmulas, lo más seguro es que crean que estamos con el enemigo o que somos quiltros racistas. Sin embargo, tengo una duda que quizás nos falta poner sobre el tapete: ¿Quién sabe si el pueblo mapuche - que clama independencia, autenticidad- está contento con el apoyo de chilenos en esto?



(la foto es de Parra)

6 comments:

BlackJacket said...

Es cierto. Uno propone otras formas y creen que uno es malo. Viste la foto que salió en la pasada edición del The Clinic de 5 mapuches? Vergonzosa... con unos palos, tapándose rascamente los rostros con sus propias camisas.

Pero en fin... no creo que el arte por si solo pueda solucionar estas cuestiones, porque estas cuestiones deben solucionarse desde todos los flancos a la vez, y ahí estaría la estrategia: meter mapuches en el centro mismo del sistema (la política), continuar con marchas, y a la vez actuar desde el arte. Lo malo es que muchos de los discursos artísticos de hoy están demasiado unilateralizados: inclinan demasiado la balanza. Cuando uno la inclina mucho, deja a muchos también de lado.

Por otra parte, la cuestión mapuche no es sólo la cuestión de ellos. Sino de todos los chilenos. Tú que estudias en el sur quizá hayas captado más que la gente del norte, el nivel de destrucción a que han llegado las forestales. Y esto excede el conflicto mapuche, esto concierne al país. Lo malo que las forestales están bajo el imperio de la ley, y mientras lo estén, el arte y las huelgas sólo serán piedras tiradas contra un muro, pues frente a cuestiones tan gruesas como políticas estatales, y leyes que se pelean en las alturas congresistas, pienso que la mejor estrategia es sencillamente la más simple, quiero decir, meterse en política.
saludos
Natalia

AleinadNnes said...

También es cierto, el arte por sí mismo no va a solucionar todo, pero es como para cambiar la disposición (ya sabemos las que piedras no sirven). Y si no nos fijamos centralmente en el problema de los presos políticos mapuche, y lo vemos en el sentido amplio, es decir como daño ambiental, es un asunto de suma urgencia que con manifestaciones no se curará.

El miedo es que si nos metemos en política, seremos realmente nosotros quienes actúen??

Anonymous said...

Como pensamos esta, nación… de que manera nosotros los CHILENOS y los pueblos originarios podemos coexistir juntos…. Son preguntas bastante complejas y reflexiones personales, a nosotros como seudoestudiante de antropofagia, se nos enseñan muchas cosas interesantes como que las naciones son inventadas y limitadas y blabla ..cosas muy cierta por ejemplo, pero a la mayoría de la gente de campo y ciudad se cree y vive como chilenito ( BAJO la bandera tricolor que representa el blanco de las montañas, el azul de cielo y la Sangre ARAUCANA) … y bueno para ellos el asunto de los pueblos originarios es mas bien vago… ..
Entonces en que momento alcanzaremos la conjugación perfecta entre ellos y nosotros ..o nosotros como un todo ….


Daile

maese_necro said...

Con todo respeto, me parece que el comentario esta cargado de falta de información y profundidad, y solo sigue el discurso superficial impuesto por lo medios de comunicación para perpetuar en la población un sentimiento que los aleje del conflicto y incluso hacer que se mire con malos ojos, ojos de un sujeto que cree estar ajeno a todo conflicto y que no se empapa de cosas que parecen "retrogradas". ¿Acaso no cabe mejor preguntarse el POR QUÉ si podemos ver una comercial del Opus Dei lavando la mente a las personas en vez de ver una propaganda mapuche? ¿Quien controla los medios ya interés de qué o quién? ¿Se trata entonces tan solo de comprar minutos de televisión, y lavar la mente a la gente con otro discurso, haciendo parecer que todos los discursos valen igual mientras tengas el PODER de imponerlo?

Nop, no da igual el discurso, ni tampoco se trata unicamente de inventar nuevas formas de exponer un problema. Nadie niega que esto no se haga, y de hecho se hace, que no se vea, que uno solo se guie por medios de comunicacion controlados que por sensacionalismo solo muestren la parte de las "piedras" y de los incidentes, no quiere decir que éste sea el único método de lucha. Si los que opinan comodamente detrás de su escritorio entrararn a las comunidades en el sur, incluso e las mismas poblaciones acá en Santiago, verían ls cantidad de talleres artísticos, literarios, bibliotecas populares, talleres políticos, etc. que se hacen diariamente y donde la manifestación en las calles y las piedras es sólo una de la características más, no la ÚNICA. Pero claro, MEGA, TVN, El Mercurio y un largo etcetera no nos muestran eso, solo nos muestran una masa inerte que aparece de la nada, hace una marcha, tira piedras, hace barricadas y se va para la casa hasta la proxima. ESTO NO ES ASÍ. Es más complejo, hay todo un movimiento y una actividad permanente detrás.

Mira, me encantaría que el arte fuera catalizador de acción política y hasta cierto punto lo es, pero no lo suficiente. Solo lo es para aquellos que ya tienen el poder politico y economico, de ahi el exito de propagandas como la del Opus Dei, de ahí el éxito del arte elitista y del arte que no muestre opción política contraria a la que el sistema quiere mantener. Y si vemos arte popular, arte mapuche, arte aymara, y otros, es tan solo con un fin exótico, curioso y folclórico, no un fín político.

¿Como cambiamos esto? Pues uniendonos a los movimientos, leyendo, investigando, llendo más allá, entendiendo como funciona la historia y sus procesos complejos. Y lo más importante, observar en terreno lo que se hace. Basta de creerle a los discursos que relativizan todo y niegan los métodos de lucha que solo son una respuesta al uso "legítimo" d ela fuerza por parte del Estado. Si sus perros guardianes reprimen a punta de fuego y sangre, es dificil pedirle a la gente que lo haga con un baile o un cuadro artistico. Si al pueblo mapuche los persiguen, los hallanan, los expropian, los amenazan, los matan (todo esto si sucede, es cosa de investigar, y sí, sucede en este momento)es dificil pedirles que respondan con un Guillatún o un bonito baile. Eso lo pueden hacer aquellos que están más cómodos, que viven tranquilos, que solo estan preocupados de las cuentas o uno que otro problema comun a todo trabajador. Para el mapuche, la violencia deberá responderse con violencia, y eso que ellos no empezaron.

Estas son las personas reprimidas: mujeres, niños, ancianos, hombres, en sus propios hogares y comunidades. ¿Consideras que por ello son populistas?

Quizás deberías arreglar tu titulo, y y declarar que son algunos de aquellos que HABLAN POR los reprimidos los populistas, y no los reprimidos mismos, ahi estaré algo más de acuerdo. Los reprimidos con armas, terror y muerte no tienen tiempo de ser populistas, solo tienen tiempo de defender lo último que les va quedando: su dignidad y libertad, frente a una sociedad hipócrita, controlada, fria e indiferente.

Saludos

AleinadNnes said...

Lo del título es verdad... de hecho, lo cambié mil veces, pero quedó así.

Y has dado en el palo: Son ellos, los que hablan por los reprimidos, los que marco de populistas. Sé que me falta mucho por saber, pero a ti también te faltan algunas cosas por escuchar, te inclinas mucho a un lado y al igual que yo, sólo ves errores en el otro discurso.

Ya te he dicho muchas veces lo mismo, de hecho la ventanita del messenger parpadea y me grita... Ya voy!!

pd: te repito.. está en primera persona, yo no tengo la intención de objetivizar lo que pasa por MI cabeza... Sólo quiero dialogar.

BlackJacket said...

Pese a du forma, el señor Maese Necro, igual resalta cosas importantes: el movimiento mapuche es mucho más de lo que nos muestran. Sin embargo, según entendí, Daniela criticaba las estrategias que usan los mapuches.
Remontemos todo a la famosa ley de regularización de la propiedad que sacó hace décadas el gobierno, y creo yo, de buena fe. Lo malo fue que las forestales se avivaron y regularizaron a nombre de ellas, y de ahí que se hable de la expropiación. Lamentablemente, las forestales, insisto, están bajo el imperio de la ley, quiero decir, que si los mapuches se instalan a vivir con carpas, los privados están en el derecho de recurrir a la fuerza socialmente organizada. ERGO, el método que utilizan los mapuches no es el mejor, sino el peor, porque su actitud conlleva a la violencia... y a una violencia legitimada por ley. Por esto mismo, la lucha mapuche planteada en términos de asentamiento en sus antiguas tierras, es la forma más tonta que pueden tener de luchar.
Violencia con violencia... uuuu... baratas anarquías que conducen a la muerte de los mismos mapuches... por ahí no va la cosa... es obvio que esa es la via para perder y, a la vez, es la via más populista, pues despierta vanas frases del tipo "violencia por violencia" y conmocionan la opinión pública, pero al fin y al cabo, NO CONDUCEN A NADA. Puedo estar equivocada, pero creo que a eso se refería el comentario de la señorita Senn.

Daniela: en relación a tu comentario... hay que actuar en grupo.
saludos
blackjacket.